La ONG española CESAL apoya a las escuelas haitianas en la lucha contra la COVID

Esta crisis humanitaria provocada por la COVID-19 ha marcado un hito en nuestra historia reciente y ha tenido un gran impacto sobre la mayoría de los países en el globo terráqueo.  En Haití, cuando se volvía a la normalidad tras el último cuatrimestre del año 2019 marcado por una gran inestabilidad política, llegó la pandemia y las escuelas volvieron a cerrar, al igual que los comercios, siendo los niños y niñas uno de los colectivos más afectados, al verse privados de nuevo de su derecho a asistir a la esc
Martes 4 de Agosto del 2020

Artículo escrito Patricia Montesinos Castelló, coordinadora del convenio CESAL en Thiotte.

Esta crisis humanitaria provocada por la COVID-19 ha marcado un hito en nuestra historia reciente y ha tenido un gran impacto sobre la mayoría de los países en el globo terráqueo.  En Haití, cuando se volvía a la normalidad tras el último cuatrimestre del año 2019 marcado por una gran inestabilidad política, llegó la pandemia y las escuelas volvieron a cerrar, al igual que los comercios, siendo los niños y niñas uno de los colectivos más afectados, al verse privados de nuevo de su derecho a asistir a la escuela.

La COVID-19 comenzó en Haití a mediados de marzo.  Para poder prevenir esta enfermedad, es necesario entre otras cosas mejorar la higiene.  Para ello es necesario el acceso a agua, que se trata de un bien escaso en el país, y más en las zonas rurales, donde el 70% de la población no tiene acceso a agua.

CESAL Haití lleva presente en el país desde el 2007, acompañando a los más vulnerables en distintas zonas del país, como la región de la Artibonite, en un proyecto de seguridad alimentaria, en el Oeste, con proyectos agrícolas y educativos, etc. Uno de los principios de CESAL es “hacer con”, el estar cerca de las personas y colaborar para alcanzar los objetivos conjuntamente. En este momento de crisis, hemos querido contribuir a combatir el impacto de la pandemia, pero, sobre todo, seguir acompañando a los beneficiarios con los que estamos trabajando en los distintos proyectos activos, darles apoyo no sólo material, sino a través de la formación, sensibilización, siempre muy cerca de todos y todas.

En el Distrito Escolar de Thiotte, donde nos encontramos trabajando en un Convenio de 4 años financiado por la AECID en cofinanciación con el Gobierno de Navarra, trabajamos con 27 escuelas rurales, donde se lleva realizando estos dos últimos años actividades para contribuir a la mejora de la calidad educativa, como formaciones, mejora de las infraestructuras, distribución de material pedagógico, etc. Aunque en CESAL se trabaje directamente con las escuelas, con los directores, profesores, alumnos, somos conscientes que, para contribuir a un verdadero cambio, es necesario que trabajemos con las autoridades locales. Por ello, hemos impulsado a las Municipalidades a organizarse en los Comités Municipales de Educación (CME), para ser una entidad con fuerza para mejorar la calidad de la educación en la zona. Dos de los tres municipios ya cuentan con un CME funcionando, y han elaborado un plan de sensibilización contra la COVID-19, en el que se tienen en cuenta diversas actividades como: sensibilización comunitaria a través de la radio, altavoces comunitarios para sensibilizar en las zonas más remotas, banners informativos, posters informativos, puntos de lavado de manos, y la distribución de kits de higiene tanto a los CME como a 200 familias con las que trabajamos en un proyecto de reinserción escolar.

Las últimas semanas han estado marcadas por un trajín de viajes y actividades para poder poner en marcha todas estas actividades, y durante esta semana, se han realizado las primeras distribuciones a las familias, siguiendo todas las medidas de higiene para garantizar las distancias de seguridad, y sensibilizar a las personas de la importancia de las medidas preventivas. Han sido semanas cargadas de nerviosismo, emoción, trabajo duro, pero como expatriada, me llena de orgullo ver cómo el equipo, a pesar de las dificultades con las que cuenta cada uno es sus propias casas, se han volcado para ejecutar todas estas actividades, acompañando a las municipalidades muy de cerca, a las familias más vulnerables. A pesar de la situación a la que se enfrenta el mundo, a nivel personal ha sido una gran ocasión para acercarnos más a los beneficiarios, para hacer más teambuilding con el personal del equipo, que han dado más que la talla en todo este proceso.